96 573 04 13 / 605 224 004 contacto@cresan.es
0 elementos

En un invierno de frío, de lluvia y de bajas temperaturas. Y además de la pandemia que estamos viviendo desde hace ya casi un año, donde más apetece estar es en casa pero la subida de la factura de la luz se dispara y los precios alcanzan cifras excesivas.

A través de sencillas reformas, puedes disminuir significativamente el consumo y sumarte al ahorro energético, también en tu vivienda. Con pequeños cambios fáciles y muy prácticos, aumentará radicalmente  la conservación de energía en tu casa.

La patronal, a través de Cuida Tu Casa destaca su iniciativa que vela por el bienestar dentro del hogar-, destaca que las obras para aislar ayudan a mantener las condiciones ambientales en el exterior y a conseguir el confort deseado en el interior de las viviendas, ya que -por ejemplo- con un buen cerramiento se evita que se escapen al exterior las temperaturas más moderadas logradas en el interior, lo que consecuentemente reduce el consumo energético.

Pero vamos a ser más concretos y vamos a explicarte algunos consejos que puedes
hacer en casa para aumentar tu ahorro energético y no pagar mucho más en tu factura
de electricidad.

1. Aislar siempre desde fuera hacia dentro para evitar que el frío del exterior entre al interior, aunque recuerda que para ello se necesitan permisos tanto del Ayuntamiento como de la comunidad de vecinos.

2. Cambiar los vidrios por unos de mayor espesor,  con cámara de aire, bajo emisivos y con factor de sombra, siendo la mejor opción para ello los laminares o los vidrios dobles. Con ellos, se consigue una menor infiltración de radiación o de frío y menos pérdidas de la temperatura del interior.

3. La carpintería de la casa se deberían cambiar por unas de madera o de PVC (policloruro de vinilo) con RPT (rotura de puente térmico), ya que son materiales más aislantes que otros como el aluminio, por lo que disminuye la trasmisión de calor o el frío entre el interior y el exterior de la vivienda.

4. Mantenimiento apropiado de los sistemas de climatización y, cuando estos sean antiguos, de renovarlos por otros nuevos o de mejorar sus prestaciones, puesto que están en constante mejora y los más recientes ofrecen tanto un mayor ahorro energético como menores daños ambientales.

5. Hoy día son múltiples los gadgets que hay para hacer más eficiente el consumo de un hogar. Existen reguladores de temperatura de la calefacción que son capaces de funcionar a distancia mientras no estás en casa o bien temporizadores de electricidad que activan o desactivan luces y aparatos a determinadas horas. Lo que está claro es que la tecnología está a nuestro favor y ayuda a ahorrar a la larga aunque en un primer momento suponga una inversión inicial más o menos alta.

6. Electrodomésticos eficientes. Por ello, puede resultar interesante invertir en electrodomésticos que tengan una calificación energética A+, A++ o incluso A+++. En el caso de aparatos que no tengan obligación de llevar dicha calificación de eficiencia energética, su propia etiqueta será la encargada de desvelar cuál es el consumo del aparato.

7. Grifería inteligente. Diseños que apuestan por una digitalización en grifería, grifos inteligentes o sin contacto que reducen hasta un 50% el consumo de agua. Duchas personalizadas, revitalizadoras y sin variaciones bruscas de temperatura. Espejos inteligentes que incorporan bluetooth, antivaho e iluminación led.

8. Aprovechar el aire expulsado para climatizar el interior de la vivienda, que suele encontrarse a una temperatura superior que la del exterior, por lo que se requerirá menos energía para calentar el inmueble. Lo único que se necesita es un buen sistema de filtrado para limpiar el aire viciado y poder utilizarlo de nuevo.

0102bd5d 3a10 4581 a760 706453bbedeb Imagenes: Proyecto “Ocean Suites” junto a  Xavier Pastor, interiorista.

 

 

 

 

 

Abrir chat